Tu Alianza, nuestra misión.

La devoción a la Madre Reina y Victoriosa Tres Veces Admirable de Schoenstatt se origina en el Santuario original que está en Schoenstatt (Alemania) a orillas del río Rhin, cerca de la cuidad de Vallendar.

 
Allí, el 18 de octubre de 1914, el Padre José Kentenich junto a un grupo de jóvenes, se consagraron a la Virgen, sellando en Ella una Alianza de Amor.
 
Le pidieron a María que se estableciera en el Santuario, y que desde allí distribuyera los abundantes dones y gracias que su Hijo Jesucristo le concede, y a cambio ellos lo ofrecerían sus oraciones y sus sacrificios, sus éxitos y sus fracasos.
 
Desde entonces, en ese Santuario y en los casi 200 Santuarios Filiales que existen en los cinco continentes, se pueden experimentar gracias especiales que penetran nuestra alma y la sanan.
 
La peregrinación constante y fiel al Santuario, el contacto permanente con la fuente de gracias, permite a la Santísima Virgen actuar como nuestra Madre, protegiéndonos y educándonos para nuestra conversión.
 
Pero además, la Mater (del latín: Madre) quiere partir desde su Santuario o desde las Ermitas locales, para llevar a todos quienes visita las Gracias del Cobijamiento, Transformación Interior y Envío Apostólico. Quiere emprender una nueva Evangelización visitando sus hijos, invitándolos a aliarse con Ella, ofreciendo cada día el Rosario rezado y vivido para ayudarle en su Misión de transformar el mundo. Quiere establecerse en las familias, en su Santuario Hogar, para hacer de cada familia un pequeño Nazareth, una Iglesia Doméstica, donde diariamente se consagren a Ella.
 
La Campaña del Rosario de la Virgen Peregrina de Schoenstatt constituye una Pastoral Moderna que el Padre Kentenich aprobó con su Bendición y el Movimiento de Schoenstatt ofrece a la Iglesia por intermedio de los Párrocos, para responder a la convocatoria del Santo Padre: “Evangelizar el mundo”.
Created with Mozello - the world's easiest to use website builder.

 .